La distancia es la medida del plano

 

Ricardo Cárdenes "Mapas del cielo" nº5 / Luis Sosa

Ricardo Cárdenes, «Mapas del cielo» nº5 / LUIS SOSA*

 

Si sabemos que mirar lejos es mirar atrás en el tiempo, una cartografía del cielo es, de cierta manera, una mirada cronológica. Ricardo Cárdenes reflexiona en un espacio propio de la cartografía en el tiempo. Una pausa que nos aproxima a unas coordenadas determinadas, difusas.

Lo inabarcable de estos mapas, y el reto fallido de la tentativa de los mismos, es, simultáneamente, un ejercicio de memoria y una contemplación de la misma.

Cartografiar es para Ricardo una manera de encontrar los lindes del sentido de su pintura, de ahí la importancia de su modo de hacer. Me gustaría subrayar este carácter a la hora de leer su imaginario. La distancia es la medida del plano que se presenta ante nosotros, una distancia luminosa, un claroscuro que no pretende ser un espacio de tinieblas sino un ensayo de la distancia en el tiempo.

La voz de Ricardo no clama al cielo, sino que profundiza en un pensamiento visual. Tal y como señala Michel Serres, “el filósofo espera, de forma permanente, que a pesar de todos los obstáculos, sus aventuras errantes servirán para abrir un universo próximo, hacia el cual, ciegamente, se dirige”. Ésa es la distancia de la obra en su quehacer, un encargo para el pensamiento que se aproxima en cada momento al espacio que habita en sí.

Ricardo se propone cartografiar el cielo. Este esfuerzo escapa a lo posible pero es necesario para entender las imágenes sutiles que no compiten consigo, sino que se nos presentan despojadas en la noche. Ricardo observa mientras traza un espacio temporal acotado por sus propios límites. Éstos hacen hogar en el caos-germen de su taller.

Planos estelares que se preguntan por sus confines, por su escala y su lugar, ocupando en el espacio-tiempo de reflexión el acto de pintarlos. Nuestra proyección hacia el cielo desborda la silueta astronómica para situarnos en la extensión de la observación y el conocimiento.

La materia también tiene una dimensión importante en esta constelación que se conforma desde la mirada, desde nuestra visión del brillo en la bóveda oscura de nuestra mente.

La inmaterialidad queda fijada por la pintura y el dibujo, dotando de lugar al tiempo de observación.

El mapa del cielo IV recuerda una urbe con su condensación y expansión. En él se puede observar la cuadrícula de fondo que enmarca el conjunto de constelaciones extraídas de un libro antiguo.

 

*         *         *

 

Del rigor en la ciencia

Jorge Luis Borges

 

En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró tal Perfección que el Mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad, y el Mapa del Imperio, toda una Provincia. Con el tiempo, estos Mapas Desmesurados no satisficieron y los Colegios de Cartógrafos levantaron un Mapa del Imperio, que tenía el Tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él. Menos Adictas al Estudio de la Cartografía, las Generaciones Siguientes entendieron que ese dilatado Mapa era Inútil y no sin Impiedad lo entregaron a las Inclemencias del Sol y los Inviernos. En los Desiertos del Oeste perduran despedazadas Ruinas del Mapa, habitadas por Animales y por Mendigos; en todo el País no hay otra reliquia de las Disciplinas Geográficas.

Suárez Miranda: Viajes de varones prudentes, libro cuarto, cap. XLV, Lérida, 1658.

 

*         *         *

 

Los mapas de Ricardo tienen tachaduras, parecen trazados sobre otros mapas y en algunos casos se percibe que están delimitados por cuadrantes.

Nos podemos situar mediante las estrellas aunque esto ha dejado de ser habitual. Ricardo ha pasado un año orientando la mirada sobre un plano oscuro que señala una taxonomía en imágenes.

Hay que imaginarlo en su taller, concentrado en la constelación elegida, realizando la labor de un escriba. El tiempo pasa y se va configurando mediante fragmentos una cartografía del cielo.

 

*Mapas del Cielo, de Ricardo Cárdenes pudo verse en la Galería Saro León desde el 11 de marzo hasta el 11 de abril de 2016.

Escribe un Comentario

Debes estar conectado para comentar.